Monday, 16 Jul 2018

Nanorelato…

No gritó mi nombre y aún así fue increíble, no me conocía, apenas si recordaba como demonios habíamos llegado a esta habitación, sin detenerse me compartió su intimidad, me escabullí entre sus piernas, le besé con fuerza los labios y así sin más se rindió en un gritó exclamando que me amaba mientras de su interior un manantial acabó con mi sed.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: