Monday, 16 Jul 2018

Suavemente..

La abrazó suavemente, con delicadeza la acomodó sobre la cama, ella le miraba, suplicándole que no se detuviera, el placer que sentía era inmenso, deseaba que fuera eterno, su frágil cuerpo se sacudía con espasmos de placer mientras él la abrazaba aferrándose a ella, ella le rodeó con sus piernas y se hundió por completo el sexo de él.

No había más palabras, los gemidos de ella se perdían en la habitación, esa fría habitación, incómoda y triste, que hoy era el sitio donde aquellos amantes consumaban el acto carnal sin importar nada ni nadie.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: